CONSEJOS YOU TUBE... TODO LO QUE NECESITAS SABER DEL MUNDO DE YOU TUBE

https://twitter.com/

Image Map

sábado, 23 de diciembre de 2017

"ELECCIONES MEXICO 2018" Ley Seguridad Interior Beneficiara el Fraude de...

Ley Seguridad Interior Beneficiara el Fraude del PRI en 2018

A finales de 2011, Enrique Peña Nieto, entonces aspirante a la candidatura presidencial, sostuvo una reunión con las Fuerzas Armadas en donde se intercambiarían favores. El ejercito por un lado validaría su presidencia y lo protegería, y por otro Peña Nieto otorgaría una ley, que pretendía dotar de un marco jurídico a la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública. En pocas palabras le daría mas poder al ejercito. Por ello los priistas propusieron una iniciativa, para que las Fuerzas Armadas, pudieran intervenir en protestas sociales que representaran “una amenaza” para los políticos y empresarios mas poderosos de México. Los antecedentes son los siguientes: La manifestación de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa; las movilizaciones que reclamaban fraude electoral; de la violación tumultuaria de 13 mujeres perpetrada por un pelotón de soldados que custodiaba boletas electorales en Coahuila; de la represión a la rebelión ciudadana de Oaxaca. La protesta social siguió recibiendo las embestidas del ejército, muchas veces con disfraz de Policía Federal, como ocurrió con la extinción de Luz y Fuerza del Centro o en la huelga de Cananea. Peña Nieto ya tenia una mala experiencia con los conflictos sociales desde que lo cerco el movimiento #YoSoy132. Pero que es lo que se le viene al PRI, simplemente las elecciones presidenciales del 2018, en donde tiene planeado hacer un fraude para quedarse con la presidencia por otros 6 años. Eso significara que habrá manifestaciones en contra de Jose Antonio Meade. Y por ello ante los ojos de la comunidad internacional, es necesario aplacar las protestas de manera radical. Bueno pues el senado aprobo esta ley con apoyo del PRI y del PAN, no importando que no era aprobada por la ONU, CIDH, Amnistía Internacional y ciudadanos mexicanos en general.