CONSEJOS YOU TUBE... TODO LO QUE NECESITAS SABER DEL MUNDO DE YOU TUBE

https://twitter.com/

Image Map

domingo, 26 de noviembre de 2017

��ARA San Juan cómo es la preparación de un submarinista �� #Argentina #Ar...

Una formación que cubre no sólo el aspecto académico y físico, sino también el psicológico, aptitud necesaria para poder pasar semanas sumergido en un ambiente cerrado, a tantos metros de profundidad. El primer paso es cursar los tres años y recibirse de la escuela Argentina. Y ahí llega la opción: navegar en superficie, en barcos navales; o hacer el curso de submarinista, que dura un año. Para empezar el curso en Mar del Plata, es necesario pasar los exámenes psicológicos, académicos y físicos. La cámara hiperbárica, en la escuela de buceo, es el primer gran filtro. "Con todos sentaditos ahí, uno al lado del otro, te van mandando presión. Y empiezan a quedar pocos. Así se hace una primera limpieza", dice el suboficial segundo Oscar Parassi. Luego toca el proceso inverso: el escape. Bajar seis metros y nadar hasta meterse en una garita, donde hay que aclarar. "Es decir, tomar aire, taparte la nariz, soplar por la nariz y sentir el chuc que hacen los oídos y así equilibrarse". Y luego los ejercicios: por ejemplo, salir al agua nuevamente, hacer un nudo y volver nadando a la garita. Y al final el escape en sí, volver a la superficie. "Hay que saber hacer escape. Porque en el momento en que uno está abajo, uno toma la presión de esa profundidad. No es salir así nomás, sino que hay que sacar todo el aire de los pulmones a medida que uno va saliendo a superficie". Esa misma práctica se hace luego en la dársena donde están amarrados los submarinos y los buques, de forma natural, con el agua del océano. Después se pasa al aula y al mes y medio se embarca. Y esa es otra gran prueba: lograr un equilibrio entre los saberes prácticos y teóricos. Pero para el suboficial primero retirado Cayetano Taboada el reto más significativo de un submarinista, esta la parte psicológica, que se ve desafiada en las pruebas de resistencia a bordo: "Yo navegué 52 días sin salir a superficie. Y no es nada fácil. Ahí se ve el verdadero temple del marino".